Compliance en América Latina

June 29, 2016 Steve Sprague

Este artículo apareció originalmente en Funds Society el 3 de Marzo de 2016. Siga este enlace para leer el artículo original.

2015 fue un año sin precedentes para las autoridades fiscales de América Latina.  Muchos más países en la región comenzaron a exigir mayores requerimientos en temas fiscales, lo que hizo que realizar operaciones a lo largo y ancho de la región se transformara en un desafío para muchas empresas. 

Por ejemplo, Brasil expandió el requerimiento entre las empresas y el Gobierno con la facturación electrónica (e-invoicing), que impacta en la contabilidad en general, la gestión de inventario e incluso el área de recursos humanos. México, Perú, Uruguay, Ecuador, Colombia y Chile expandieron significativamente su legislación fiscal sobre facturación electrónica. A comienzos de 2016, ¿qué es lo que podemos esperar? Esperamos aún más desafíos... 

Automatizar la auditoría genera aumento de la recaudación para los gobiernos

Muchos gobiernos latinoamericanos hicieron obligatoria la facturación electrónica para frenar el fraude del pago del IVA (impuesto sobre el valor agregado). Un informe de la ONU estima que la evasión del IVA les cuesta a los gobiernos latinoamericanos entre un 17,8% a un 37% de su recaudación total por cada año, comparado con el 3% al 22% que representa esta evasión para otras sociedades basadas mayormente en el IVA

Esta obligatoriedad de emplear la facturación electrónica ya ha mostrado ser una eficiente herramienta para eliminar el fraude. Brasil, por ejemplo, colectó 58.000 millones de dólares en ingresos fiscales adicionales en un solo año, y México registró un aumento de recaudación del IVA del 34% en un solo trimestre, lo que le dio al país un retorno de 4,65 dólares por cada dólar gastado en auditoria. 

Hoy en día, en todos los gobiernos de América Latina se ve una marcada tendencia hacia la recopilación de datos aún más detallados - la contabilidad, registros de inventario, etc. - que permiten a los funcionarios poder verificar de manera automática las órdenes de compra, facturas y recibos de bienes.

Las autoridades gubernamentales expanden las acciones sobre el IVA a los impuestos sobre la nómina

Ahora que los gobiernos están comenzando a ver ingresos tangibles de sus programas de facturación electrónica, muchos países se están moviendo hacia otras potenciales áreas de fraude fiscal; en concreto, los impuestos sobre la nómina. El mismo informe de la ONU estima que la evasión de impuestos sobre la renta personal y corporativa es incluso más alta que la del IVA y que va desde el 46% al 49% de los ingresos totales de estos impuestos si se toma como referencia 2006-2010. Teniendo en cuenta que sólo la mitad de las economías de América Latina están bancarizadas y continúan estando basadas en una economía de efectivo, los impuestos sobre la nómina son un primer paso lógico para poner freno a esta evasión (aunque prevemos que en un futuro próximo, van a ir mucho más allá para abarcar las transacciones en efectivo, como las compras). México fue el primer país en introducir dicha legislación con su nómina electrónica en el 2014, requiriendo el registro electrónico de los recibos de la nómina. Brasil rápidamente siguió el ejemplo con una legislación de recursos humanos aún más amplia, el eSocial.

Haga clic aquí para mas información.

Previous Article
10 respuestas del SAT
10 respuestas del SAT

Nueva factura electrónica en México.

Next Article
Factura Electrónica, Arma Contra La Evasión
Factura Electrónica, Arma Contra La Evasión

El Portafolio Entrevista Scott Lewin, CEO de Invoiceware Internacional.

Compliance across Latin America is complex. Let's simplify.

Contact us